Del Orden al #Caos

Del Orden al #Caos

Leyendo una excelente nota compartida por @ManuelGross acerca del #caos y la #entropía, se me ocurrieron algunas ideas que quisiera sumar en SG.

Lo primero que pensé fue que la mayoría de los gerentes trabajamos, colaboramos, nos esforzamos por lograr un determinado orden en la empresa y quizás nos frustramos porque ese orden nunca llega. La mala noticia es que el orden no debe llegar nunca y que el escenario propicio para el desarrollo positivo de un gerente es el desorden, el #caos. La buena noticia es que el #caos puede (DEBE) ser controlado, generando una falsa sensación de orden. Dicho eso LES DOY LA BIENVENIDA AL MUNDO ETERNO DEL CAOS.

Ahora bien, ya hemos asumido que la expectativa del orden no es más que una ilusa y precaria constante inalcanzable. A partir de esto los invito a romper un paradigma:

RENUNCIÁ AL ORDEN, CREÁ CAOS Y DESORDEN CONTROLADO

Aprendé a vivir, a trabajar en el caos.

El orden es quietud, es como un lago remanso que se transformó en un espejo, solo refleja y no es en sí mismo nada. El orden congela, estanca, pausa. ORDEN ES QUIETUD. Quietud es fracaso.

Caos es movimiento, revolución. Provoca el mismo dolor que la herida que sana. Caos es energía y energía es cambio. Cambio CONTROLADO es crecimiento.

El mundo esta inmerso en caos porque somos un sistema complejo. El mundo cambia porque las personas cambian. Las personas cambian porque sus pensamientos evolucionan y porque vamos descubriendo realidades distintas y nos adaptamos a ellas.

Imaginemos por un instante un mundo en caos que evoluciona constantemente, y en él una empresa ordenada, anclada a un protocolo constante, esperando que el mundo y el mercado se adapten a ella. Esa empresa no está más que condenada a una muerte lenta. Muerte lenta y ordenada.

Lo único constante es el cambio es una frase tramposa porque el cambio puede ser bueno, o malo. Si solo nos proponemos cambiar podemos incurrir en un vicio peligroso: NO RESPETAR LO QUE SIRVE.

Caos y todo lo que implica no significa modificar y cambiar todo, todo el tiempo. Significa evolucionar. Mejor dicho: el caos es el escenario propicio para generar cambios y debemos estratégicamente controlar estos cambios para que su impacto sea positivo.

Lo pongo en un box porque es importante esto, repito con énfasis:

El caos es el escenario propicio para generar cambios y debemos estratégicamente controlar estos cambios para que su impacto sea positivo.

No se trata de cambiar por cambiar o de cuestionar todo, o de desordenar lo que está ordenado y funciona. De hecho debemos tener mucho cuidado por que EL CAOS CONTROLADO es muy parecido al ORDEN. De hecho el caos puede interpretarse como desorden, y éste último deviene indefectiblemente, del orden.

El objetivo de este post simplemente es reflexionar acerca de nuestras tareas diarias, objetivos, planteos, etc. Buscar orden es una trampa porque el órden es comodidad, paz, tranquilidad… al igual que la muerte. Buscar orden es morir despacito.

En cambio buscar caos y controlarlo, es desafiar, es promover, es cambiar, es evolucionar, es movimiento… al igual que la vida. Buscar caos es sacarle más provecho a la vida.

Nota publicada originalmente en Ser Gerente el 25/08/2013


Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: