La Trampa de la Actividad

La Trampa de la Actividad

La trampa de la actividad cambia el énfasis hacia el objetivo por la ejecución. La actividad es necesaria, pero será valiosa o inútil según sea su aporte a los objetivos.

Cuando la actividad toma el lugar de los objetivos, se desperdician recursos y los humanos se merman. Terminan tan ocupados que no tienen tiempo de descifrar lo que están haciendo y menos para disfrutarlos.

Los gerentes que fracasan caen en la trampa de la actividad, se enredan de tal modo en la ejecución, que pierden de vista la razón de hacerla, y la actividad se transforma en una meta en sí. Por el contrario, los ejecutivos triunfadores han adquirido la habilidad de concentrarse en los objetivos y en las metas.

Nota publicada originalmente en Ser Gerente el 15/06/2009

Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.