Cliente aspiracional

Cliente aspiracional

A veces sucede que un determinado producto o servicio genera deseos en los consumidores de poseerlo, de usarlo, de vivenciarlo, de experimentarlo. Sin embargo, quizás por alguna barrera se hace imposible su adquisición y los consumidores no llegan a concretar la compra. Esto puede deberse a diferentes tipos de barreras:

  • Barreras económicas (precio mayor a lo que la persona puede pagar)
  • Barreras geográficas (el producto no existe en ese país)
  • Barreras sociales/morales (está mal visto que esa persona tenga/use el producto)
  • Barreras políticas (no lo puede obtener por razones de régimen gubernamental)
  • Barreras  administrativas/impositivas (no conviene la compra por el costo administrativo o impositivo relacionado)

Estas barreras son siempre temporales, es decir, que no son fijas y permanentes. Puede que un producto o servicio (independientemente de sus características) hoy no este en el país pero a los meses, al año, el producto se importe. La mayoría de las veces es sólo una cuestión de tiempo.

Sin embargo y mientras alguna de estas barreras exista, el producto y servicio se transforma en aspiracional. Esto significa que la persona desea hacer uso de ese producto o servicio pero no puede; ese deseo genera en la persona que ésta se imagine el producto y lo viva a través del anhelo: aspire a tenerlo.

La aspiración es el deseo de alcanzar algo que se considera valioso; propósito esperanzado de conseguir alguna cosa.

Esto da origen a un cliente aspiracional. Este tipo de clientes se comporta semejante a un cliente convencional con algunas diferencias:

  • No compra el producto ahora pero cuando la barrera desaparezca lo hará sin lugar a  dudas.
  • El deseo no satisfecho estimula la confianza hacia la marca e IDEALIZA el producto. Haciendo del cliente aspiracional un fanático que recomendará la marca, a pesar de no haber hecho uso de la misma.
  • Es un recomendador obsesivo y está atento a cada detalle.
  • No posee críticas del producto (salvo sobre la barrera que le impide su compra. «Es caro», «No hay en mi país», etc.).

Es importante que los gerentes estemos atentos a los clientes aspiracionales dado que muchas veces representan un porcentaje importante del mercado y, modificando algunas variables del proceso de venta, que permitan destrabar las barreras, podremos transformar a los clientes aspiracionales en clientes reales.

Por ejemplo, si la barrera económica demuestra que existe una porción de mercado importante interesada en su producto y no lo puede pagar porque le resulta caro, está la posibilidad de generar una segunda marca con un precio acorde o bien ofrecerle a este nicho promociones puntuales dado que, una vez que el cliente aspiracional es transformado a cliente real, inmediatamente se convierte en un cliente cautivo y fiel.

Nota publicada originalmente en Ser Gerente el 11/01/2014

Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.