Ya soy gerente, ¿y ahora?

Ya soy gerente, ¿y ahora?

Parte I

Parte II

Parte III

Nota publicada originalmente en Ser Gerente el 24/07/2009


Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

1 comentario

  1. Cuanta verdad hay en estos videos, muy actuales en su contenido.

    Por 21 años he estado trabajando activamente en la industria del software, ya sea creado en casa o en fábricas de software, y en esta industria es verdad que los gerentes de hasta hace 15 años (al menos mis gerentes, o jefes) se dedicaban a dar órdenes y decir lo que tenías que hacer sin que ellos tuvieran una idea clara de como hacerlo, además sin muchas palabras de motivación, simplemente querían las cosas hechas estimulándote a base de temor.

    Hoy el mundo es más competitivo y complejo, no solo en la industria del software; la democratización y globalización de la sociedad que se ha dado por el acceso a la masa de información de la web ha motivado que tus colaboradores (actuales o potenciales) evalúen si realmente quieren tenerte como jefe; eso me ha obligado como gerente, a adquirir más habilidades, no precisamente cada hora como dice uno de los videos, pero si al menos cada semana; he tenido que aprenderme más nombres, más términos técnicos, más tecnologías, y entender (y hasta saber como emplear) las tecnologías que los miembros de equipo deben usar para hacerlos más productivos.

    He tenido que aprender a dar órdenes de forma amigable, a motivar a mi equipo y a veces rescatado hasta donde se ha podido a los miembros que no brillaban mucho; el equipo ha logrado muchas buenas cosas gracias a eso, entre ellas, productividad.

    En la otra cara de la moneda, también he tenido que aplicar las prácticas de antaño y ser tiránico algunas veces para que se sigan las instrucciones al pié de la letra, pero también aprendido a “arreglar” la situación con los colaboradores para que sigan siendo felices en su lugar de trabajo.

    Trabajo en los Estados Unidos, y por aquí hay una técnica de gerencia muy de moda: “micro-management”, la cual es un arma de 2 filos, tanto puede ayudar a tus colaboradores que brillan por sí mismos a ser más productivos quitándole obstáculos de su camino, y por ende a ser más felices en su trabajo, o de plano, a ahogar literalmente a aquellos colaboradores opacos y que te ayuda a distinguir entre los buenos colaboradores y los de relleno.

    Responder

Deja un comentario