Caso 1: El empleado agredido por otro empleado

Caso 1: El empleado agredido por otro empleado

El empleado agredido es un caso real que sucedió éste año en una empresa en Buenos Aires, Argentina. Por cuestiones lógicas no se nombrarán al Remitente ni a la Empresa y se darán nombres genéricos a los empleados.

Descripción del Caso:

Un empleado (Juan) se presenta a la gerencia y pide hablar con Usted. Le comenta que, en los pasillos de la empresa, otro empleado (José) intentó matarlo con un cuchillo. Juan describe con detalle lo sucedido y dice que José, luego de aparecer con guantes de latex y un cuchillo, intenta matarlo pero que finalmente no pasó a mayores.

Cuando se entrevista a José, él afirma que hubo una discusión y que se empujaron solamente, que no fue nada grave y que por supuesto no intentó matar a Juan.

Juan tiene 3 años de antigüedad y es una excelente empleado, cubre además un puesto operativo muy importante para la empresa.

José tiene 6 años de antigüedad y jamás tuvo problemas con un compañero o con la empresa.

¿Qué haría Usted en éste caso?

Participe ahora!

Nota publicada originalmente en Ser Gerente el 04/11/2010


Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

6 comentarios

  1. El asunto es serio.
    Trataría de hacer un careo entre los dos empleados solamente para saber quien miente.
    Luego buscaría la forma de que no influya este conflicto en las actividades de la empresa.
    Los problemas personales que los arreglen ellos. En caso de no estar capacitados para hacerlo racionalmente que busquen asesoramiento profesional.
    Los conflictos solo existen en el caso que haya dos personas dispuestas a confrontarse. Y el límite lo ponen ambos…

    Responder
  2. Creo como dice Alejandro es un tema muy serio. Habria que indagar sobre la base del conflicto y determinar si es laboral o es personal. Si es laboral y la infraestructura de la empresa lo permite, reasignaria a la persona agresora hacia otro sector el cual delimite o impida la relacion laboral diaria entre los dos actores. Si es personal habria que ahondar en las causas del conflicto a traves de asesoria psicologica externa. Desafectar no creo que sea una solucion a priori.

    Responder
  3. Entrevista a los afectados por separado y luego reuniçon comçun, ya que es probale que los nivels de stress sean muy altos y este es un indicio.

    Responder
  4. En primera instancia se debería entablar un ambiente de dialogo bajo la supervisión de un profesional, determinar el alcance de los hechos y si el conflicto es real o circunstancial. Aunque en esta breve descripcion se habla que Juan describe con mucho detalle una situación que para el sería muy traumatica lo cual le impediría establecer muchos detalles sobre el hecho, aparte el venir con guantes ya indica cierta premeditación lo cual en un hecho de violencia puntual una persona descontrolada no piensa, y si fue premeditado porque hacerlo en la empresa? Aparte en un caso de estos se debe priorzar al ser humano y no al cargo que desempeñan en la empresa

    Responder
  5. Seguramente, para José sea habitual andar en los pasillos con guantes de látex y cuchillos, esto no se aclara, pero no es un caso de premeditación. Yo diría que es un caso de desacreditación. Juan quiere desacreditar a José por alguna razón que no sabemos y aprovechó la discusión del pasillo, ya que parece que no había testigos.
    Como primera instancia y como hay elementos de trabajo peligroso, lo primero sería separarlos de sección. En segunda instancia “influenciar” en ambos para que se aclare la situación, este es un proceso largo donde se miniminiza la situación y se crea un ambiente tenso a las personas involucradas, para que con el tiempo deban sincerarse.

    Responder

Deja un comentario