Las “10 e” de un producto

Las “10 e” de un producto

El tema de los productos y sus atributos es muy importante. Ya que a los atributos los podemos agrupar y comparar de muchísimas maneras. Incluso, en función de la comparación que surge entre un producto y su competencia, podremos estimar y proyectar el comportamiento del mercado para con nuestro producto.

En este post estamos inventando las “10 e” que tenemos que tener en cuenta en un producto. Me refiero a atributos inusuales pero importantes. Es una analogía a la Teoría de las 4 P.

Las 10 e de un producto son:

  1. Expectativa: cada producto debe generar expectativa, no solamente antes del lanzamiento, sino en forma permanente. La expectativa se puede definir como el stress positivo causado por la ansiedad que provoca la ilusión de tener un producto. Es imaginar una realidad integrando un determinado producto a ella. Es vivir emociones imaginadas en función de lo que el producto genera, antes de la compra. Es imprescindible que la estrategía de marketing y comunicación cree expectativas moderadas en los usuarios.
  2. Experiencia: me refiero a la experiencia vivencial que provoca el producto. Esta experiencia es la que genera la expectativa. Es decir, la experiencia de otro, genera expectativa en otros. La experiencia debe estar relacionada a todo tipo de producto. Desde un shampoo para la caspa hasta un inmueble. Todo, absolutamente todo, genera experiencias. Esto no hay que dejarlo al azar ya que, con una buena ingeniería industrial, se puede generar una experiencia de usuario fenomenal que no hará más que potenciar la expectativa en el resto del mercado. Muchos de nosotros jamas hemos manejado un Porsche, pero imaginamos, por ver a otros, que debe ser una experiencia formidable. La experiencia de otros nos creó expectativas.
  3. Entrega: la entrega se refiere al proceso en el cual el producto o servicio pasa a ser del cliente, al intercambio. Si bien la entrega puede tomarse como parte de la experiencia vivida al comprar un producto, es tan importante que merece su análisis aparte. ¿Cómo se entrega el producot? ¿Cómo se da el servicio? La entrega muchas veces es la primera impresión del producto REAL. Por más que la persona haya visto el producto en un catálogo o en una vidriera, existe una única y primera vez en que la persona recibe SU producto. Este momento es único y es la primera oportunidad, y única, que tenemos de causar una excelente primera impresión.
  4. Escalabilidad: un producto debe poder ser escalable. Esto significa que debe poder ser mejorado y que el mercado debe desear siempre tener el mejor. Esto le permitirá perpetuar el negocio en el tiempo. El ejemplo típico de esto son los teléfonos celulares.
  5. Ética y Ecología: el producto debe transmitir valores éticos para que la sociedad, por default, lo acepte. El cuidado de la ecología es fundamental y suele ser un atributo muy valorado por el mercado actual. Cada producto o servicio es una solución y el proceso mediante esa solución de crea, debe respetar los valores éticos de la sociedad y el cuidado del medio ambiente y la naturaleza. Un ejemplo de empresas que no cumplen con este punto son las que fabrican productos con procesos que afectan el medio ambiente y contaminan. A la larga, son productos condenados al fracaso.
  6. Empatía: nunca debemos olvidar que el producto esta hecho para las personas. Un único producto para miles de personas. Sería imposible pensar en satisfacer a todos por igual, sin emabargo, a la hora de pensar en la experiencia que nuestro producto genera, debemos considerar ser empáticos y ponernos en el lugar del mercado y de esa forma rediseñar el producto o servicio. Ponerse en el lugar del mercado es ver al producto con los ojos de un cliente y esto previene fallas y potencia la experiencia final del usuario.
  7. Emotividad: la mayoría de las personas le preguntan a sus clientes Qué Piensan sobre un producto. Cuando la pregunta acertada debe ser Qué sienten sobre el producto. Esta comprobado que las decisiones rara vez se toman por un análisis mental comparativo, y que la mayoría de las veces se hace en función de los sentimientos o emocionas arraigadas. Preguntese qué emociones genera su producto o servicio. Qué emociones debería generar? que debe modificar para generar esas emociones?
  8. Ejemplo o Emblema: el producto debe transformarse en un ejemplo para otros. No hay que asustarse cuando aparecen productos parecidos. Lo que es bueno es copiado. Debemos preocuparnos cuando nadie nos copia ni intenta imitarnos. Preocúpese por generar de su producto un emblema en el rubro. Siempre que puede debe diferenciarse para satisfacer mejor al mercado. Este galardón se lo darán sus propios clientes y su competencia.
  9. Error y Enojo: es probable que una experiencia generada por nuestro producto no sea del todo positiva. Es más, errores de diseño o de marketing, pueden generar quejas y enojo en los clientes. El producto debe contemplar una política clara para neutralizar el enojo, compensar a los clientes, corregir el producto y mejorarlo. El proceso de venta no termina con la entrega el producto porque parte de la experiencia se genera años después que la persona adquirió el producto o servicio. Es por ello que debemos tener muy en cuenta esta punto antes de introducir el producto o servicio en el mercado.
  10. Equilibrio: el equilibrio es crucial y se refiere al equilibrio en todos los atributos. Es mejor ocuparse un poco de cada atributo, que ocuparse mucho de algunos y nada de otros.

Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

Sumá tu comentario

Pin It on Pinterest

¿Te gustó la nota?

¡Compártela con tus colegas!