Hipercompetencia

Un mercado exigente y cambiante, como peces hambrientos en un balde con agua, deciden y devoran; PIENSAN. Las empresas compiten cual esperma nada hacia el óvulo, en una carrera de vida o muerte, donde llegar primero lo es todo.

Miles de consumidores y miles de propuestas se confunden en vidrieras repetitivas, donde las ventajas de una propuesta a otra se copian y se generan copias de copias de copias de copias de copias… algunas mejoradas y otras infectadas por la bacteria de la moda, también llamada tendencia.

Así, son pocas las empresas que se destacan, que generan ventajas competitivas reales, difíciles de copiar, temporales y exactas.

La ventaja se hace adelantándose un paso del que se adelanta un paso del que se adelanta un paso…#hipercompetencia

Las ventajas son monedas con doble cara, ya que debe evidenciar una ventaja para el mercado y a la vez debe traducirse como una ventaja para la empresa.

Se trata de pensar y repensar, de cuestionarse… idear, crear… adelantarse dos o tres jugadas, arriesgar.

Finalmente, las empresas deben seducir al mercado, enamorarlo y finalmente cumplir las promesas, cual galán hace con su dama.

Nota publicada originalmente en Ser Gerente el 31/08/2011

Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.