Hipercompetencia

Un mercado exigente y cambiante, como peces hambrientos en un balde con agua, deciden y devoran; PIENSAN. Las empresas compiten cual esperma nada hacia el óvulo, en una carrera de vida o muerte, donde llegar primero lo es todo.

Miles de consumidores y miles de propuestas se confunden en vidrieras repetitivas, donde las ventajas de una propuesta a otra se copian y se generan copias de copias de copias de copias de copias… algunas mejoradas y otras infectadas por la bacteria de la moda, también llamada tendencia.

Así, son pocas las empresas que se destacan, que generan ventajas competitivas reales, difíciles de copiar, temporales y exactas.

La ventaja se hace adelantándose un paso del que se adelanta un paso del que se adelanta un paso…#hipercompetencia

Las ventajas son monedas con doble cara, ya que debe evidenciar una ventaja para el mercado y a la vez debe traducirse como una ventaja para la empresa.

Se trata de pensar y repensar, de cuestionarse… idear, crear… adelantarse dos o tres jugadas, arriesgar.

Finalmente, las empresas deben seducir al mercado, enamorarlo y finalmente cumplir las promesas, cual galán hace con su dama.



Sumá tu comentario

Share This

¿Te gustó la nota?

¡Compartila con tus amigos!