Mayoría versus Consenso

Mayoría versus Consenso

He participado en muchísimas reuniones donde los temas discutidos se definen democráticamente, es decir por mayoría. Es un gran avance desde el autoritarismo, sin embargo las decisiones democráticas dejan secuelas cual fogata mal apagada.

El objetivo principal de una reunión donde muchas personas colaboran poniendo su cerebro sincero sobre la mesa, es aportar datos e ideas para enriquecer soluciones a problemas. Decisiones se toman en las reuniones donde no siempre están todos los participantes de acuerdo. Ésto podría generar problemas a futuro sino se toman en cuenta algunos consejos prácticos:

Buscar consenso: Ante nada intentemos no decidir ni autocrática ni demócratamente, buscar consenso es llegar a un acuerdo sincero entre los participantes. Consenso es la aprobación real y empírica de una idea. Ésto conlleva a una co-responsabilidad que fortalece el mecanismo de acción que hará a la idea o solución, realidad. Lograr consenso no es una tarea sencilla, es un aprendizaje violento con una mutación de la idea incontrolable. No se trata de modificar la idea para conformar a todos, sino de crear una idea nueva que satisfaga todas las inquietudes.

Elegir correctamente a los participantes: Lo interesante de una reunión es lo que cada participante puede aportar. Elija participantes dispares, invite al que posiblemente nunca esté de acuerdo. Genere careos de ideas y tome nota. No exceda la cantidad de personas, más bien pocos inquisidores que muchos callados. Tenga la libertad de invitar o sacar invitados DURANTE la reunión. Si personas no aportan, no malgaste su tiempo.

Resuelva en el momento: Una vez logrado el consenso, RESUELVA. Genere el plan de acción en el momento! no desaproveche la energía candente que surja de la reunión.

Replanteo: Si el consenso no se logra, replantee el problema.

¿Qué pasa si no llego a un consenso y decido democráticamente con la mayoría?

Si el resultado es bueno, aquellos que no estuvieron de acuerdo aprenderán a no discutir, y a la larga no aportarán ideas a la empresa. Si el resultado es malo, escuchará las típicas frases “yo lo sabía”, “yo se los dije”, “yo sabía que no iba a funcionar!”, etc. y generará discordia en el equipo.

Una solución no consensuada puede, en algunos casos, llevar a una persona al SABOTEO de la idea o a la LENTITUD en la concreción, ya que no se percibe como propia. Incluso puede difamar la idea acordada y crear bandos dentro del equipo.

Mayoría versus Consenso, una trampa difícil de evadir

Nota publicada originalmente en Ser Gerente el 16/01/2010


Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

¡Descargá el Libro de SerGerente ahora!

Descargar Libro

Subscribe!