La pirámide de Maslow y el Marketing

La pirámide de Maslow y el Marketing

Extracto del libro «Marketing sin FILTRO», de mi autoría.

Relación del marketing con la pirámide de Maslow

Abraham Maslow nació en Nueva York en 1908 y en su obra “Motivación y personalidad”, escrita en 1966, postuló que cada individuo tiene necesidades y que estas son jerárquicas (fisiológicas, afectivas y de autorrealización) y que deben quedar satisfechas, y que el objetivo fundamental de la psicoterapia debe ser la integración del ser, y…y…y….. Psicoterapia aparte, resulta aún hoy un descubrimiento clave para los marquetineros (o marketineros 🤔) que se apoyan en que el marketing no crea necesidades, sino que las detecta y las satisface con productos o servicios. El orden de necesidades que propone Maslow ayuda a reflexionar acerca de cuáles necesidades son marketineramente compatibles y cuáles no con determinado modelo de negocios. Bueno, acabo de introducir el concepto de “modelo de negocios” el cual desarrollaremos más adelante, así que tenés dos opciones, o haces de cuenta que ya sabes que es o te adelantas en el libro para leer sobre modelo de negocios y después volvés acá para continuar con la reflexión de Maslow. Te espero infinito.

Bien, sigamos. La pirámide de Maslow ubica en la base a las necesidades fisiológicas: por encima la seguridad, luego las necesidades sociales, le sigue la estima y arriba de todo está la autorrealización. 

Casi casi que representa a la evolución del cerebro humano según la teoría del cerebro triuno no?. Fijate las necesidades fisiológicas y seguridad son instintivas, las sociales y la de estima son emocionales y la autorrealización podría bien ser una necesidad racional. De esta forma Maslow nos hace un aporte clave para este libro: las necesidades tienen jerarquías. ¿Qué quiere decir con esto? Que las necesidades de la base tienen más fuerza o predominancia que las de arriba (si, usa esas palabras). Quiere decir que el ser humano le da prioridad a las necesidades fisiológicas frente a las otras, que una vez satisfechas esas necesidades siguen las de seguridad, luegos las sociales y finalmente las de estima y de autorrealización.  ¿Que importancia tiene esto? Definitivamente las necesidades más fuertes tienen que ver con la necesidad de sobrevivir que vimos anteriormente y se ubican en la base de la pirámide de Maslow, sin embargo, analizamos también que las necesidades de sobrevivir buscan ser satisfechas a partir de muchos otros comportamientos secundarios. Por lo tanto a la pirámide de Maslow habría que atravesarla verticalmente con parte de las necesidades fisiológicas. O bien podríamos razonar que cada grupo de necesidades (de Maslow) tienen implícita la necesidad de sobrevivir, incluso las de autorrealización. Quedaría entonces algo así:

Yendo un poco más lejos Maslow dice que para pensar en comprarte un auto nuevo tenes que tener satisfechas las necesidades básicas primero, como la alimentación y la seguridad; sin embargo, si inconscientemente adquirir un nuevo auto colabora indirectamente en aumentar las chances de reproducirse como especie (entiéndase coger – follar) lo que estoy satisfaciendo es una necesidad fisiológica y no de autorrealización. Acá es donde empiezo a creer que la pirámide de Maslow es básicamente una representación, en capas, de intenciones de supervivencia, ordenadas obvio, según su importancia.

Dicho de otra manera y siguiendo con el orden de explicación de la pirámide de Maslow y ya dije como 20 veces Maslow y como que lo estoy repitiendo mucho, por fa entiendan que les estoy dando más importancia al contenido de lo que escribo que a como lo escribo y sino te gusta buscate un libro de Bucay. Ya se, a Maslow le voy a decir Poroto.

Poroto define a las necesidades así:

  1. Necesidades fisiológicas: Son la base de la pirámide y son las que aseguran la supervivencia del ser humano, como alimentarse, beber líquidos, descansar, respirar, homeostasis (respuestas adaptativas del organismo con el fin de mantener la salud) y sexo.
  2. Necesidades de seguridad: Son las que implican sentirnos seguros, por ejemplo tener un techo, un empleo y salud y obviamente contar con los recursos necesarios para la subsistencia.
  3. Necesidades de pertenencia o afiliación: Tienen que ver con recibir afecto y ser aceptados en grupos de afinidad y no sentirnos solos o distintos. Más bien ser distintos pero en grupos.
  4. Necesidades de ser reconocidos: Son aquellas que nos hacen sentir valorados, respetados y validados dentro de la sociedad.
  5. Necesidades de autorrealización: Son las más subjetivas y podrían considerarse la parte más espiritual del ser humano en donde se desarrolla el talento y hasta el sentido de la vida.

Ahora, todas las necesidades también satisfacen la necesidad primaria y más importante de hacer perdurar la especie. Lo explico así:

  1. Necesidades fisiológicas: Está claro, tengo que comer, estar saludable y fuerte ya que soy un eslabón en la evolución del ser humano y obviamente esto lo mediré en función de si soy “elegible” para dejar descendencia. Es decir, si soy cogible (follable).
  2. Y si, las necesidades de seguridad son claves, muerto no voy a procrear. Respecto al techo y empleo también son indicadores de status que aumentarán o disminuirán mis chances de ser procreador y generador de especie.
  3. Más que todo las necesidades de afiliación tienen que ver con darle a las personas la tranquilidad de que el mundo está repleto de diferentes y distintos que se agrupan y que todos son aceptados. Tal vez como una expresión íntima de deseo de no quedar realmente como distinto a todo. Encontrar a otros distintos a todo probablemente alimente la esperanza de seguir, porque al distinto sólo, se lo excluye (léase “el patito feo”).
  4. Ser reconocido implica además que el mundo entienda, reconozca y avale la condición y capacidad de perpetuador, ya sea hombre o mujer, gay o trans, da igual. Acá la sociedad reconocerá si ve en mi la descendencia y en base a eso aceptará más de mi o menos de mi. Más de mi son más personas de mi; de mi sangre, de mis óvulos o mis espermas, o menos.
  5. Finalmente la necesidad de autorrealización probablemente se satisface momentáneamente luego de procrear o de sentir que se colaboró con el mandato instintivo de perdurar y hacer perdurar, en cualquiera de sus formas. ¿Porqué momentáneamente? Te respondo con otra pregunta: ¿Existe la autorrealización?.

En fín, todo lo anterior es para que reflexiones acerca del ser humano y sus comportamientos, esto te ayudará a encarar las acciones comerciales y de marketing de una manera mucho más efectiva y disruptiva.

Extracto del libro «Marketing sin FILTRO», de mi autoría.

Sobre el Autor

Miguel Cané

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-) Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COMPRAR AHORA

A %d blogueros les gusta esto: