El Camino Fácil

La lógica nos dice que siempre debemos escoger el camino fácil. Sin embargo, a veces confundimos lo SIMPLE, con lo FÁCIL. La simplicidad se ha puesto de moda: logos con menos colores y formas han dado a las empresas una imagen moderna. La simplificación de los procedimientos es sinónimo de ahorro, de eficiencia.

Sin embargo, todavía confundimos SIMPLE, con FÁCIL. Fácil no es necesariamente SIMPLE, tal es así que podríamos entender como FÁCIL a aquello aparentemente SIMPLE, sin que realmente lo sea.

Ante cualquier problema exploramos alternativas de solución, algunas fáciles, otras difíciles; algunas simples y otras complejas. Hay veces que el cansancio, el agotamiento o simplemente las trampas de la mente nos motivan a elegir EL CAMINO FÁCIL; sin que éste sea realmente el correcto.

Frases como “Lo barato sale caro” viene a la mente cuando elegimos erróneamente el CAMINO FÁCIL.

CAMINO FÁCIL es copiarse en el exámen, es la dieta química, es el pacto con el diablo, es la prostituta, es el robo. El camino fácil es la solución aparente, es vender barato, es comprar aún cuando es caro. El camino fácil es el que se aleja del esfuerzo, de la dedicación, de lo completo, del pensar, del hacer y quizás de darle valor al hecho.

El CAMINO FÁCIL paradójicamente no suele ser el más corto, aunque aparente ser un atajo. Debemos estar preparados para diferenciar LA SOLUCIÓN FÁCIL de la SIMPLE. La rápida… de la fácil. La corta… de la fácil.

FÁCIL es menos. SIMPLE es más. 

¿Qué camino eliges ahora? 

Nota publicada originalmente en Ser Gerente el 04/10/2012


(Visito 545 veces, hoy 1)

Sobre el autor

Ingeniero de profesión, eterno aprendiz por convicción y apasionado escritor solo por atrevimiento. Enloquecido por los desafíos y provocador de la buena suerte. Convencido de que todo problema tiene solución y que los imposibles son solo un punto de vista ;-)
Soy el responsable y editor de Ser Gerente, y autor de muchas de las notas aquí publicadas. Cualquier cosa que necesites, estoy para ayudarte.

3 comentarios

  1. Muy buen artículo. Siempre busco lo simple y es verdad que muchas veces uno termina confundiendo lo fácil con lo simple. Esto lo he aprendido cuando he terminado algo y los resultados no son los esperados, dado que la gente lo ve con otros ojos y no era tan simple como parecía, pero sí fácil de implementar aparentemente. Por suerte he aprendido…. gracias…..

    Responder
    • Muchas gracias por su comentario! Nos alegra mucho que el contenido le haya resultado de utilidad.

      Responder
  2. Interesante recomendación, el camino fácil puede resultar en una trampa para
    nosotros mismos, ya que con el afán de resolver algo o mejorar justificamos nuestros
    errores con decisiones express o soluciones mágicas que vistas de una manera
    mas inteligente solo nos causarán problemas y debilitarán nuestra imagen como
    persona responsable de la toma de decisiones y sus consecuencias.

    Tomaré en cuenta la perspectiva para evitar caer en este error, gracias por
    publicarlo.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

¡Descargá el Libro de SerGerente ahora!

Descargar Libro

Subscribe!